Estambul es un destino turístico muy frecuente que cada año es visitado por miles de personas. Este hecho no debe sorprendernos ya que se trata de la mayor ciudad de Turquía, un país situado en las orillas del Bósforo que actúa a modo de puente entre Asia y Europa. La importancia económica, cultural y turística de la ciudad es tan importante que llega a superar con creces la de Ankara, la capital de Turquía. El gran atractivo de la ciudad radica en la belleza de sus monumentos, su fascinante historia y la riqueza de su cultura y tradiciones.

Una vez que hayas llegado a la ciudad seguramente te preguntes qué puedes hacer. Lo primero que deberías visitar es el barrio de Sultanahmet. Se trata del barrio más turístico de toda la ciudad y esto es algo totalmente comprensible ya que en él se encuentran la mayor parte de los monumentos que nos interesan visitar: la Mezquita Azul, Santa Sofía y el Palacio Topkapi. Estos son los tres monumentos estrella de la ciudad pero debes saber que esta cuenta con otros muchos palacios y mezquitas que te encontrarás durante tus paseos y que realmente merece la pena visitar.

También deberías animarte a acudir a un baño turco. Existen una gran cantidad de locales de este tipo y muchos de ellos están orientados, claramente, al turismo. En estos baños podrás desconectar del ajetreo típico de los viajes y descansar y relajarte para salir con energías renovadas y la pilas cargadas a tope. Dicha energía será necesaria para afrontar las compras en el gran bazar. En él podrás encontrar todo tipo de mercancías y actividades.

Y claro, no dejes de visitar el Gran Bazar de Estambul! Debes recordar que Estambul se practica el regateo así que nunca deberías pagar por un objeto lo que te piden en un primer momento ya que te estarán pidiendo demasiado dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *